Skip navigation.
Home
Writer, Professor, Revolutionary.

Mensaje de Cockcroft a LA SEGUNDA CONFERENCIA INTERNACIONAL “POR EL EQUILIBRIO DEL MUNDO"

Mensaje de Cockcroft a LA SEGUNDA CONFERENCIA INTERNACIONAL “POR EL EQUILIBRIO DEL MUNDO,” enviado el 19 de enero de 2008. Fue recibido y se le dio lectura en plenario en el acto de clausura de la Conferencia al fin del mes.

Amigo Hart:

Acepto tu inesperada y amable invitación de enviar un mensaje al cual se le daría lectura en el plenario de LA SEGUNDA CONFERENCIA INTERNACIONAL “POR EL EQUILIBRIO DEL MUNDO,” pero con una cierta inquietud porque no merezco ni el honor ni la atención. Aprovecho esta oportunidad para saludarles a todas y todos trabajando allá en la ocasión del Aniversario 155 del natalicio de José Martí.

Claro que lamento mucho no poder estar con Ustedes. No dudo que mi nuevo problema de salud se desaparecerá como desapareció mi otra enfermedad del verano pasado, y más pronto que tarde podré volver a la muy querida Cuba bonita heroica para trabajar con Ustedes y celebrar el Año 50 de su Revolución gloriosa y sin igual. Cada día estoy pensando en la gente cubana y sus ejemplos principales de la dignidad martiana, los Cinco Héroes de la Humanidad y Fidel.

A los delegados de la Conferencia envío un saludo martiano muy especial, pensando en lo importante del pensamiento de Martí para nuestra nueva época actual -- porque sí, como ha dicho el presidente de Ecuador, Rafael Correa, “No estamos viviendo una época de cambios sino un cambio de épocas.” El problema principal sin duda es que esta nueva época, tan llena de esperanzas creadas por movimientos sociales y procesos revolucionarios en “Nuestra América,” podría ser la última época de la humanidad y de nuestro planeta. Así que las temáticas de la Conferencia reflejan una preocupación sobre los desequilibrios actuales en el mundo y su repercusión en un futuro no muy lejano y bastante a riesgo.

Creo que hay muchos principios martianos que Martí y su mejor discípulo Fidel han actualizado en sus prácticas cotidianas que pueden guiarnos en esta época tan frágil. A grandes rasgos, trece de estos principios son:
· Esté honesto consigo mismo y siempre diga la verdad a los pueblos y sus vecinos
· No tema en buscar la utopía universal del hombre
· Arraigue el corazón en la patria que es la humanidad
· Respete al ambiente y escuche a los pueblos originarios para aprender de ellos
· Cultive la facultad de asociarse y la cultura – “Sin cultura no hay libertad posible.”
· “El patriotismo no es más que amor, la amistad no es más que amor”
· Esté políticamente activista, aprendiendo de “convertir los reveses en fortuna”
· Compórtese a favor del respeto de los principios éticos y la justicia social
· Entienda las amenazas desde el imperio del Norte y dedicar la vida a vencerlas
· Defienda la Soberanía Nacional, siempre consultando, antes de todo, el interés humano
· Reconozca que “trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”
· Sepa que “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”
· Desarrolle la unidad

Frente a la amenaza imperialista de usar armas nucleares en su esfuerzo de conquistar todos los recursos del mundo, frente a lo que Fidel llama “la diabólica idea imperial de convertir los alimentos en combustible,” frente al calentamiento de la tierra y crecientes problemas ecológicos, frente al consumismo y los desequilibrios económicos cada día peores, hoy por hoy no tenemos ninguna otra alternativa que luchar por el Equilibrio del Mundo y la preservación de la Madre Tierra. Como ha proclamado la Declaración Final del Encuentro Indígena Mundial (Cochabamba, Bolivia, 12 de octubre del 2007), haciendo eco de Martí, se debe establecer un “equilibrio con la naturaleza de alimentos sanos y limpios de contaminación,” construyendo y fortaleciendo la unidad de los pueblos del mundo para “volver al equilibrio, salvando a la vida, a la humanidad y el planeta tierra.”

Acordándome de las palabras de Ernesto “Che” Guevara, “Si fuéramos capaces de unirnos... qué hermoso y que cercano sería el futuro,” concluyo mi sencillo mensaje desde este nevoso y frío rincón del mundo norteño donde yo lucho y sueño con estos sentimientos sureños tal vez más frecuentemente oídos en las manifestaciones callejeras de Nuestra América, “amor, amor, y más amor,” y “unidad, unidad, y más unidad.”

Dr. James D. Cockcroft, miembro del Consejo Mundial del Proyecto José Martí de Solidaridad Mundial