Skip navigation.
Home
Writer, Professor, Revolutionary.

“Hace 40 Años Caminaba”

“Hace 40 Años Caminaba” por James D. Cockcroft
[2007, poema escrito en homenaje a Ernesto “Che” Guevara para el 40 aniversario de su asesinato; publicado el 26 de septiembre de 2007 en Rebelión.org y http://www.enlacesocialista.org.mx/]

I

Hace 40 años caminaba
en el campo de Antioch College,
perdido en mis pensamientos…

Cuando me saludó en voz alta un colega desagradable,
un profesor jovial de psicología,
un fanático anticomunista.

“El Che Guevara ha muerto,” me anunció con satisfacción,
y mi corazón se cayó,
mientras mi cabeza se levantó.

Dije: “Verá usted que dentro de muchos años
todo el mundo se acordará del Che
como la figura más importante del siglo veinte.”

El tipo me miró un larguísimo momento,
como si estuviera hipnotizado,
y contestó: “¡Carajo! Probablemente tienes razón.”

II

Luego, leí en el diario del Che en Bolivia
cómo él no entendía por qué
cada vez que su grupo dejaba atrás al enemigo,
éste volvía repentinamente a estar tras él.

Él no sabía que investigadores de la Universidad de Michigan,
pagados por el Pentágono,
habían descubierto como usar sensores infrarrojos
para detectar el calor del cuerpo humano a gran distancia.

Así que inconscientemente el Che nos dejó otra lección:
hay cosas que no podemos anticipar,
sin embargo debemos actuar
sabiendo lo que sabemos.

III

Y lo que el Che supo sigue
siendo verdad,
el enemigo de la humanidad
sigue siendo el mismo imperio.

“Dos, tres, muchos Vietnams”
ya existen en otras formas,
desde Iraq hasta Venezuela,
desde Mindanao hasta Bolivia.

El emperador sale para su
patio trasero y descubre la pobreza,
mientras docenas de miles lo ven desnudo
bajo la cubierta de igual número de fuerzas policiaco-militares.

IV

Algunos pocos de la generación del Che
salieron de sus hogares para ir “on the road,”
pero solamente un puñado tuvo la valentía y sabiduría
de la juventud rebelde, de dedicarse al deber humano:
hacer la revolución.

No es un misterio la fama del Che,
ni el porqué de su comercialización,
ya que desde el viaje de Nixon a China
y las siguientes ventas de sacos estilo Mao
hemos sabido que el capitalismo consume al comunismo.

Che está presente en todas partes del mundo,
un símbolo de lo mejor del ser humano,
de los sueños, los principios de solidaridad,
el internacionalismo, la honestidad, la generosidad,
el actuar según el mejor análisis alcanzable,
para que se logren la justicia social y la paz mundial.

V

El Che no fue sentimental cuando explicó que
el verdadero revolucionario está motivado por
profundos sentimientos de amor.
Lo sentimental, o mejor dicho lo heroico,
es vivirlo.

No es que seremos como el Che
sino que quisiéramos ser como él.
Por eso también el Che
representa lo mejor de la humanidad.

Hace 40 años caminaba...
y fuimos muchos caminando...
y muchos se cayeron y todos triunfaron.

Porque seguimos caminando,
juntos con nuestros muertos,
juntos con las nuevas generaciones
en rebelión, todas y todos
unificados en el espíritu del Che.